GLOSARIO

Es la velocidad del campo magnético rotatorio de un motor de inducción de CA. Esta velocidad depende del número de polos del motor y la frecuencia de alimentación y puede obtenerse con la siguiente fórmula: Vel = (120*frecuencia)/número de polos. Por ejemplo, un motor de 4 polos con 60Hz de frecuencia de alimentación tendrá una velocidad síncrona de (120*60)/4 = 1800 RPM. La velocidad nominal del motor es por lo general entre 1 y 5% menor a la velocidad síncrona.

Una vez que el motor ha arrancado, se produce un torque aún más elevado que el producido durante el arranque, de alrededor de 200% del torque nominal que se denomina torque de rompimiento.

Cada que se arranca un motor, el devanado del motor comienza a magnetizarse debido al voltaje aplicado y produce cierto torque antes que que el rotor comience a girar. A este torque generado se le llama torque a rotor bloqueado o de arranque, cuyo valor depende del diseño del motor.

Es el torque que el motor produce a voltaje, frecuencia y carga nominal. Dicho torque se alcanza una vez que el motor arranca y alcanza su velocidad nominal.

Parte giratoria de un motor.

Unidad de medida de velocidad, abreviada como rpm, que indica el número de revoluciones que un componente de la máquina realiza en un minuto. En los motores de inducción, la velocidad depende del número de polos del motor y de la frecuencia eléctrica de alimentación.

Pérdidas de energía en el devanado del motor debido al flujo de corriente por un cable. La energía perdida se convierte en calor.

Motores de CA de velocidad constante que no usan la inducción para funcionar. Los motores sincrónicos necesitan la excitación de CC para operar.

Motor trifásico de corriente alterna cuyo rotor se construye conectando barras de metal en su extremo. Es el tipo más común de motores de CA.

Motor trifásico que contiene un rotor con bobinados y anillos de deslizamiento. Este tipo de motor permite el control de la corriente del rotor conectando una resistencia externa en serie con los bobinados del rotor. Este tipo de motores proporciona un torque de arranque mayor comparados con motores jaula de ardilla, lo cual es necesario en aplicaciones como molinos o quebradoras.

Es la proporción entre la energía eléctrica de entrada y la energía mecánica de salida. Factores como la resistencia mecánica y eléctrica, fricción, pérdidas en el núcleo, entre otras, impiden el completo aprovechamiento de la energía suministrada por lo que motores con menor eficiencia consumen más energía eléctrica que los motores más modernos que ofrecen mayores niveles de eficiencia.

La National Electrical Manufacturers Association (NEMA) ha definido ciertos estándares de comportamiento de los motores en cuanto a su torque, velocidad y demás características mecánicas y eléctricas. Dependiendo de la demanda de la carga que el motor debe mover, se debe seleccionar el diseño NEMA adecuado (A, B, C o D), de los cuales el diseño B es el más común.

Diferencia entre la velocidad sincrónica de un motor (velocidad del campo magnético rotatorio del estator) y la velocidad en la que se tiene el torque a plena carga (velocidad mecánica del rotor).

Es la corriente que consume un motor a su voltaje y frecuencia de operación a velocidad cero, es decir, cuando se arranca el motor. Un motor con diseño NEMA B tiene por lo general una corriente de arranque de entre 600 y 700% la corriente nominal.

Es la corriente que consume un motor a su voltaje y frecuencia de operación una vez que ha alcanzado la carga y velocidad nominal.

Unidad de energía utilizada para describir la potencia de una máquina. Un HP equivale a la potencia necesaria para elevar verticalmente un peso de 33,000 lb a la velocidad de 1 pie por minuto. 1HP equivale a 746 watts.